XURRO

Propiedad, equipamiento y destinos del edificio

Los molinos “Xurro-Racó” constituyen una agregación de varias fincas, pertenecientes a la familia Graus, familia Candela y familia Boronat. Las fincas de la familia Graus fueron vendidas a su vecino Emeterio Albors a principios del S. XX. Todos estos molinos eran de dimensiones reducidas, 190 metros cuadrados, 109 metros cuadrados y 164 metros cuadrados. La actividad que albergaron fue la textil (hilaturas) y la papelera. De entre los molinos que forman la agrupación destaca el molino propiedad de Juan de Dios Montañés adquirido por la familia Boronat en 1881.

 

Molinos de la familia Graus

 

1. Molino viejo. El primer molino aparece descrito ya en 1827 propiedad de Luís Juan Graus, casado con Elena Llácer como un molino batán con derecho a 1/3 de toda el agua del manantial, numerado con el núm. 44.

Sus lindes eran: por la derecha con un huerto propiedad de herederos de Luís Graus, Antonio Pascual Soler y Antonio Graus Llácer, por la izquierda con el molino papelero de Miguel Botella Pérez y río, y por espaldas con el edificio de Herederos de Antonio Pascual Soler.

Al fallecer Luís Graus el edificio y las tierras colindantes se repartieron entre sus cuatro hijos: Luís, Antonio, María y Ana Graus Llácer y su sobrino Francisco Pascual Graus. A partir de este momento hay una segregación de la propiedad en dos partes.   

2. Continuación del Molino viejo

Aparece descrito como “molino o edificio hidráulico para la fabricación de papel, de tres tinas con los demás enseres necesario que mide una superficie de 109 metros cuadrados, comprende de tres pisos... lindante por el mediodía con tierras de herederos de Enrique Terol Catalá, por Levante con otras de Antonio y María Graus y por Poniente con las de Miguel Botella, por el norte con la de Francisco Botella, con derecho a 1/6 del agua de la fuente”.

En 1880 el molino era propiedad de Generosa, Luís, Miguel y Teresa Graus Vilaplana, todos ellos hijos de Luís Graus Llácer. Este molino fue incrementando el número de propietarios durante la segunda mitad del S. XIX, aunque hacia finales del siglo hubo un intento de refundir la propiedad, de forma de en 1900 los propietarios eran: Luís, Patrocinio y Amparo Miró Pascual, hijos de Luís Miró Graus.

A partir de 1900 la fábrica aparece como textil, aunque se indica que “fue fábrica de papel”. En esta fecha, además, la finca pasa a formar parte de una agrupación de fincas.

Los lindes era los siguientes: derecha y oeste con fábrica de Emilio Satorre y otros, izquierda y este con edificio de Emeterio Albors, espaldas y sur con otro edificio de Emeterio Albors y norte con camino que va la fuente del Molinar.

En 1901 Emeterio Albors compró la finca que ya aparece descrita como “estado en ruinas” por 1.333,33 ptas.

 

3. Molino nuevo

Uno de los hijos de Luís Juan Graus, propietario del Molí del Xurro, Antonio, Graus Llácer levantó un nuevo edificio en los terrenos de la finca nº 44 heredados de su padre.

La descripción de esta edificación es la siguiente: “Edificio destinado a máquinas de hilar y cardar... marcado con el nº 44 del cuartel sur... con derecho a 1/6  del agua,... mide 190,43 metros cuadrados y contiene y forman partes integrantes del dicho edificio todas las piezas de hierro y maderas del movimiento que es un artefacto destinado a mover las máquinas de hilar y cardar”.

En su descripción aparecen los lindes por la derecha y espaldas con el edificio industrial procedente de la misma herencia, que aparece en un estado bastante deteriorado, y por delante con el camino de ir a la Fuente del Molinar.

El propietario del edificio, Antonio Graus, estaba casado con Josefa Jordá Francés y al fallecer ambos la propiedad es heredada en 1870 por sus hijas: Josefa y Mª Encarnación Graus Jordá. La parte de Mª Encarnación fue arrendada a la sociedad “Hijos de Jaime Tort”, propietaria del molino vecino. Años más tarde, esta mitad fue vendida a Leonardo Blanes Terol, Jorge Pascual Gisbert, Francisco Valor Jordá y José Jordá Cantó.

Finalmente, en 1900 Emeterio Albors Monllor, casado con Mariana Terol Gómez, compró la totalidad de esta finca dejándola en herencia en 1933 a Mª Satorre Albors. Desde esta fecha no se han producido modificaciones en el Registro.

 

Molino de la Familia Candela:

La primera descripción que se tiene del edificio data de 1873, y proviene del libro de Registros de la Propiedad nº 40:

Edificio hidráulico para colocación de máquinas de cardar e hilar lanas, que antes era batán, con derecho a una cuarta parte del agua del Molinar... y 30 palmos ó 680 cm (salto hidráulico) con los movimientos y embarrados”.

En esta descripción aparece la superficie del solar edificado, 163 metros cuadrados y 5 centímetros cuadrados, y los lindes del edificio: Por la derecha con el edificio de Juan de Dios Montañés, por la izquierda con el camino de entrada al edificio de Herederos de Antonio Soler y otros, y por espaldas con patio de los mismos herederos.

Asimismo, la finca tenía un corral anexo que se hallaba enfrente del edificio hidráulico, con una superficie de 77 metros cuadrados y 79 centímetros cuadrados, el cual lindaba directamente con el patio de desagüe común de la ermita de la Virgen del Pilar, y por la izquierda y espaldas con el corral y tierras propiedad de Pelegrín Vitoria Gosálbez.

Uno de los primeros propietarios fue Miguel Candela (casado con Teresa Boronat), el cual lo dividió entre sus dos hijos por mitades: Teresa y Alejandro Candela Boronat (casado con Teresa Sempere Vilaplana).

A partir de 1873, y tras fallecer Teresa Candela Boronat la finca se reparte entre sus hijos: José, Teresa, Carmen, Emilia, Manuel y Gonzalo. Años más tarde Alejandro la repartió entre los suyos: Adela, Julio y Leopoldo Candela Sempere.

En 1884 los lindes de la finca eran los siguientes: derecha y espaldas con edificio de Francisco Boronat, izquierda y frente con la calle o camino de subida a la fuente.

Años más tarde, en 1903, los lindes pasaron a ser los siguientes: por la derecha con el edificio de Francisco y Miguel Boronat, por la izquierda con el camino que daba entrada al edificio de Emeterio Albors, y por espaldas con patios y amplios de este último edificio.

En 1903 los hermanos Candela Sempere vendieron sus propiedades a los hermanos Francisco y Miguel Boronat Moltó y a Ismael, Carmen y Arturo Boronat Mora, sobrinos de los anteriores que se hallaban representados por su madre Carmen Mora Terol. 

Tras fallecer Francisco Boronat Moltó, y posteriormente su mujer Isabel Llácer Girones, en 1916 heredará su hijo José Boronat Llácer, de oficio escribiente.

Tras morir Miguel Boronat Moltó y posteriormente su mujer Adelaida Botella Pérez, heredarán sus hijos: Ana, Francisca, Julia y María Boronat Botella, en 1926. Poco a poco van aumentando los herederos de forma que la finca pierde su interés económico.

 

Molino de la familia Boronat

El molino aparece descrito a mediados del S. XIX como “edificio destinado a molino fábrica de hacer papel...”. Sus lindes eran: por el norte con los edificios de máquinas de hilar y cardar lana de Miguel y Alejandro Candela y con el de Generosa Graus Vilaplana, por el sur con las tierras propiedad de la familia Barceló y el río Molinar, por este con el molino fábrica de papel de Joaquín Botella y por el oeste con las tierras de Antonio Graus.

Uno de los primeros propietarios de los que se tiene noticias fue Juan de Dios Montañés y Álvarez, presbítero, el cual lo heredó de su madre Blanca María del Pilar Álvarez y Montañés. En 1881 la propiedad pasó a manos de la familia Boronat (los hermanos Francisco, Miguel, Vicente y Santiago Boronat Moltó), la cual formó la razón social “Boronat Hermanos”, destinada a la fabricación y venta de papel, paños y otros negocios.

En 1864 la Guía de Alcoy ubica los despachos de la compañía en la calle San José, 48, destinando su producción a papel de fumar.

Ya en 1881 el molino aparece descrito del siguiente modo “Edificio de un cuerpo de obra destinado a molino fábrica de hacer papel con sus movimientos y máquina de vapor, existe en dicha finca la máquina destinada de la fabricación de papel continua con sus accesorios”.

Vicente Boronat vendió su parte a sus tres hermanos, quedando la propiedad del siguiente modo: 1/3 propiedad de Miguel Boronat y 2/3 propiedad de Santiago (este último casado con Carmen Mora Terol) y Francisco Boronat.

Hacia finales del siglo la propiedad estuvo muy dividida, a saber los herederos de Francisco (Vicente, Francisco, Consuelo y Amalia Boronat Sempere y José Boronat Llacer) los de Santiago (Ismael, Carmen, Arturo y Santiago Boronat Mora), y a su vez, los herederos de su hija Consuelo Boronat Sempere (Rafael María y Miguel Payá Boronat), y finalmente los de Miguel (Ana, casada con Juan Raduán Casamichana, Francisca, casada con Antonio Boronat Aura, Julia, casada con Antonio Boronat Aura, y María, casada con Emilio Raduán Casamichana, Boronat Botella y su esposa Adelaida Botella Pérez).

También se produjeron ventas de algunas propiedades, por ejemplo, Francisco Boronat Sempere vendió su propiedad a Santiago Rovira Gosálbez.

En 1926 se produce un intento de reunificación de fincas por parte de los hermanos Emilio y Juan Raduán Casamichana, aunque finalmente no fructifica.

Los lindes en 1932 eran los siguientes: por el norte con el edificio de máquinas de hilar y cardar de herederos de Alejandro Candela y con el edificio de Generosa Graus Vilaplana, por el oeste con el ribazo propiedad de herederos de Juan Vitoria, y por el este con el molino fábrica de papel de herederos de Francisco Botella y ribazo.

 

Equipo Productivo

En 1881 este edificio y el adjunto de Máquina de Candela los adquirió la sociedad "Boronat Hermanos" que instaló una caldera de vapor multitubular sistema De Nayer y un nuevo generador en 1899. Estos edificios fueron molinos papeleros hasta 1917 fecha en la que se convirtió en una fábrica textil de la sociedad "Tomás Segura y Cía". Esta empresa instaló un juego de máquinas de cardar, tres selfactinas tipo Platt y tres telares mecánicos. Posteriormente, se alojó en el edificio la empresa de Norberto Pastor.

Una vez más los inventarios realizados durante 1936 y 1939 permiten conocer el equipo productivo de la fábrica.

 

INVENTARIO de 15 de septiembre de 1936, fábrica de Adolfo Pastor o colectiva nº 61

 

Un motor a gas pobre nº 10161 marca stockfort con sus instalación completa

Un hidroextractor

Un cilindro

Dos diablos de triturado con sus instalación completa de arpón ventilador y correas

Una prensa de hacer balas

Un banco de carpintería

Un caracol

1 guía para esmerilar tambor diablo

2 básculas de madera

2 carretillas de mano

Una escalera de madera

Un cañizo

10 sillas

Cascara de almendra, 5062 kg.

Aceite para el motor, 25 kg.

 

Nota : Se pide “..un reconocimiento edificio, por amenazar ruina una pared como consecuencia de los bombardeos”. Diferentes calidades y en mucha menor proporción sobre las de 14 de septiembre de 1936.

Utiliza como materia prima trapo de diferentes colores y como combustible cascara de almendra para el motor (5.062 kg.) y aceite para el motor 25 kg.

En el inventario de devolución a su propietario en 1939 existe una nota en la que se afirma lo siguiente: “En esa comisión tiene una carta en la cual pedía un reconocimiento en mi edificio, por amenazar ruina una pared, motivo a varios piezas y motores sacados de aquí a varias fábricas, las que ya daba cuenta. Y creo de justicia se me devuelvan, o arreglar lo que se vea conveniente” y firma Adolfo Pastor, quien reconoce que el anterior inventario es correcto.

Esta razón social será compensada con 3.545’65 ptas. por la diferencia observada entre el inventario de 1936 y el de 1939. Acción que asume la Asociación Patronal de la Industria Textil y Fabril. (21-VIII-1939).

En otro documento se incluye la cuenta de los gastos ocasionados por la reparación del edificio como consecuencia de los efectos del bombardeo por lo que presentaba una pared en ruina y también los gastos de desmontar y montar otra vez en la fábrica las máquinas que se habían retirado.

 

Descripción del edificio

Según Vidal (1988) el Molí del Xurro es un edificio construido en 1860. Ocupa una superficie planta de 440 metros cuadrados y está situado en el margen izquierdo del río, cimentado sobre el propio cauce, de modo que las paredes del edificio constituyen también los márgenes del río.

Sobre el cerramiento curvo del río se observan otras construcciones más primitivas como parte de una bóveda, lo cual induce a pensar que el caudal de río se empleó para algún ingenio hidráulico antiguo. También existe parte de un puente, lo cual permite ubicar en esta zona alguno de los molinos que citaba Cavanilles en el siglo XVIII. Finalmente, se observan restos de arcos similares a los de las construcciones mudéjares, lo cual permite suponer que es de los más antiguos del Molinar. Entre sus ruinas destaca la presenta de una columna de fundición como elementos sustentante.

La situación de su chimenea se adapta a la irregularidad de la planta, situándose en la esquina. Su arranque está formado por sillar que actúa de basamento, acompañando al muro hasta el alero.

Según el informe de 1992, pegado al Molí Xurro existió otro molino edificado en 1830, bastante más pequeño (ocupaba una superficie de 120 metros cuadrado) que ya presentaba un irremediable estado de ruina.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. 

Conjunto fabril Xurro-Racó

Fuente: Figueras Pacheco, Principio S. XX